Mitología: EL rapto de Europa


En la mitología griega, cada ciudad o región creó sus propios mitos. En la isla de Creta, se formuló El rapto de Europa, recogido en "La Metamorfosis" de Ovidio. Este ha sido muy repetido en toda la historia del arte, desde los vasos griegos hasta las pinturas del renacimiento y la escuela veneciana.


El leyenda cuenta que Europa, una joven, fue raptada por el dios Zeus cuándo estaba jugando con unas amigas en la playa del reino de su padre, Sidón. El padre de dioses y hombres, Zeus, que la había estado observando, apareció en forma de toro blanco nadando por el mar hasta llegar al lado de la joven. Ella, sin sentir ningún temor, se lanzó sobre los lomos del animal que la llevó hasta la isla de Creta. Ahí contrajeron matrimonio junto a unos plátanos, el árbol que simboliza el amor por ser de hoja perenne. De su encuentro, nacieron tres hijos: Minos, Sarpedón y Radamantis.

Este mito fue popularizado en el siglo XIV, ya que el toro se interpretó como una prefiguración de Cristo que se lleva el alma a los cielos, alegoría de que el amor vence a la castidad. Artistas como Tiziano para Felipe II o el Veronese en la Sala dell´Antecollegio en el Plazo Ducale di Venezia, lo tomaron como trampolín para poder representar otros temas. 

En el barroco, siguió el afán por la poética de esta mitología con Rubens, quien copió a Tiziano, Guido Cagnacci quien lo usó para representar la sensualidad femenina y la belleza o Poussin quien lo aprovechó como excusa para representar el paisaje.

Incluso Goya, Picasso y Botero sucumbieron a este mito.



Il Veronese, 1580.


Tiziano, 1560.


Rubens, 1628.
Poussin, 1650.

Erasmus Quellin, 1638.


Rembrandt, 1632.

Goya, 1772.
Botero, 1998.

Picasso, 1881.


Comentarios

Entradas populares

Los restos del Titanic