The whale y los renders



Internet se ha llenado esta semana de imágenes impresionantes del edificio "The whale".

Este prometedor proyecto es un nuevo museo y espacio de observación de ballenas en Noruega diseñado por la firma Dorte Mandrup; y , aunque no lo parezca, no está construido.

Las impactantes imágenes de realidad digital, conocidos también como renders en el ámbito arquitectónico, son el arma que ha hecho que el proyecto ganara el concurso. Las 5 fotos nos muestran un edificio muy potente, cuidadoso con el medio, que crea un ambiente marino y de contacto con la naturaleza. El edificio, visto en imágenes es una maravilla.

Espacios diáfanos, reflejos, tonos, brillos... Todo está muy cuidado para hacer un edificio apetitoso para el visitante y el propietario. En esto en definitiva consisten los renders. Últimamente son la clave que te hace construir o no. Conquistan a los jurados y son la forma nueva de hacer arquitectura.

Tal vez esto se deba a que sólo muestran aquello que queremos ver. No aparecen las instalaciones, las, las regletas, las juntas... Al final, simplifican la arquitectura, que está bien para mostrar una idea del edificio; pero nunca será lo que representa. Los renders engañan, crean  más o menos falsas esperanzas en función de lo sinceros que sean constructivamente.

Sin embargo, lo más importante para mi es que ofrecen una visión fragmentada del edificio, reduciendo la discusión arquitectónica a la nada. No se hablan de recorridos, de sentidos, de secuencias... Se olvida aquello que viene desde la arquitectura de los santuarios griegos.

Aún así, todos hacemos renders para ganar y he de decir que, desde las imágenes The whale es un proyecto muy prometedor.









Comentarios

Entradas populares