EXPO: Bill Viola, Miralls de l'invisible

El viernes estuvimos en la Pedrera visitando la exposición de Bill Viola, uno de nuestros artistas favoritos al que hemos podido ver anteriormente en el Guggenheim de Bilbao y en la real Academia de Madrid.


Bill Viola es una eminencia en el vídeo-arte. Sus trabajos en los años 70 son un referente de la inclusión de los medios digitales en el arte. Desde entonces nunca ha dejado de reinventarse apoyándose en las tecnologías más actuales para crear nuevas piezas, desde cámaras super rápidas hasta pantallas LCD. En estos momentos es uno de los artistas más influyentes del arte digital.

Sus vídeos tratan de hacer visible lo invisible.Este artista newyorkino tan sólo formula las preguntas sobre temas como la muerte, la vida, el paso del tiempo, la fragilidad. Busca crear estados de ánimo y sensaciones sobre las que él mismo ha reflexionado a lo largo de su vida.

La exposición "Miralls de l'invisible" abre en Barcelona un paseo a lo largo de la obra del artista en el que podemos ver desde sus obras más iniciales, hasta sus creaciones recientes. Este recorrido nos ayuda a entender sus referentes: Caravaggio, el Bosco o los retablos del siglo XV.

En todas ellas el tiempo es el medio principal para hacer que el espectador entienda e interactue con la obra. Por ello es una exposición en la que detenernos y observar, sin prisas. Sólo de este modo seremos capaces de entender obras como "Anima"(2000), una serie de retratos móviles que pasan por todos los estados de ánimo. En 6 minutos el artista es capaz de mostrarnos e alma de sus personajes.

El silencio es también una pieza clave en la exposición. Aunque algunos vídeos tienen ruido, la mayoría de sus obras están pensadas para observarse en silencio. La serie "Dessert", también disponible en La Pedrera, es hipnótica. En ella vemos un largo horizonte en el que caminan padre e hijo, acercándose y alejándose. Una vez más, el camino de la vida, vuelve a ser el protagonista. 

El lugar juega, a mi modo de ver, un doble contrapunto en la exposición. Aunque la Pedrera es un espacio reducido y no se han podido ver piezas de grandes dimensiones, si hay algo que define la obra de Bill Viola es la fluidez; y los techos y el patio de la Casa Milà, con las molduras de Gaudí, son el mejor marco para algunas de sus obras como "Surrender" (2003).

La exposición sale más allá de la Pedrera. Simultáneamente se pueden visitar otras obras en: Bòlit, el Museo de Montserrat, El Museo Episcopal de Vic y en la Fundación Sorigué. Además el próximo 4 de diciembre habrá varios pases de las piezas de gran formato en la Nit Bill Viola, en el Palau de la Música y el Liceo.


No os lo perdáis! Es hasta el 5 de enero de 2020.
Si queréis ver más... @fromdearmiami.



fotografía de  @PedreraFundacio


"Anima" (2000)










Comentarios

Entradas populares