Elemental


A grandes rasgos hay dos tipos de arquitectura.
La que habla de sí misma y la que habla de las personas.
Ambas son válidas, pero una siempre se agradece más que la otra (hablando desde el punto de vista de usuario).
Porque una biblioteca puede ser bonita, pero si el pavimento que eligió el arquitecto hace un ruido ensordecedor con las sillas, poco importa.


Hay que admitirlo, la arquitectura está hecha para personas y estás son las que, queramos o no, la transforman.

 Eso es lo que la asociación Priztker, con su premio 2016, ha querido destacar del trabajo del arquitecto chileno Alejandro Aravena, director de la próxima Biennale de Venecia. 

Entre los proyectos destacados, el encargo de Quinta Monroy, vivienda para más de 100 familias con pocos ingresos en Chile con un presupuesto que a penas cubría una vivienda de 36m2 por familia.


El equipo de Aravena, ELEMENTAL optó por una tipología nueva de casas semidadosadas, que consiguieron ampliar a 70m2. Estás fueron diseñadas en hormigón armado para reducir costes principalmente. Pero sin duda, hubo una gran reflexión en el usuario que iba a vivir en ellas, que fue la que llevó al diseño final.  Las viviendas estaban unidas en planta baja únicamente dejando un espacio intermedio en las plantas superiores, que permite la ampliación posterior por parte de cada uno de los vecinos.

 Este simple gesto que puede recogerse bajo el lema "tu casa para ti y como tú quieras" es lo que ahora se ve reflejado en está pequeña comunidad. La vida de estos fríos bloques de hormigón sale en cada uno de estos patios: algunas fachadas ya no son grises, han desaparecido puertas, aparecido ventanas, balcones...

Arquitectos, debería darnos que pensar...






Comentarios

Entradas populares