Llinàs en Gràcia



La biblioteca Vila de Gràcia ocupa uno de los cruces más concurridos de la calle de Torrent de l'Olla. Una esbelta palmera y el ensanchamiento de la calle ya anuncian lo especial de esta esquina del barrio, en el que el edificio ocupa un papel muy importante. No se trata únicamente de zonas de lectura, también ofrece múltiples actividades, talleres para niños, sesiones de cine, etc. que la convierten en un foco de actividad. Siempre está llena de gente, mayores, jóvenes...

Josep Llinàs ha vuelto a hacer de las suyas en el barrio de Gràcia en Barcelona 2002. El arquitecto, como ya demostró en la biblioteca de Lesseps es capaz de crear comunidad de barrio en sus edificios donde todo está perfectamente dibujado*. Este edificio contaba además con un reto añadido: encajar todo el programa en una crujía de 8m sin dejar de prestar atención a la luz.

El resultado es un edificio que se va adaptando a lo que sucede a su alrededor. Las entradas de luz parecen ser el resultado de lo que el edificio y el programa le pedía al arquitecto... Lucernarios, ventanas corridas, luz cenital... Empiezan a pasar muchas cosas y el edificio se mueve. Cada ventana adquiere la forma que necesita para enseñar un pequeño pedacito de Gràcia, para ver la gente pasar, leer lo que pasa en la ciudad desde el interior. Estas entradas de luz y estos volúmenes hacen que la fachada se hinche en cada planta y que se vuelque hacia las casas vecinas.














 





Comentarios

Entradas populares