La felicidad más dulce



La medicación para la felicidad:

-contra el mal de amores, 
-contra los lunes, 
-contra los domingos sin fútbol, 
-contra los calentones,
-para que la fuerza te acompañe,
-contra  las lavadoras que se estropean sin avisar,
-contra el estressss,
-contra las raices cuadradas,
-contra el mal humor,
-para después de una noche loca,
-contra cualquier pensamiento (positivo o no) sobre tu ex,
-contra el hombre del tiempo gafe,
-contra los rizos rebeldes,
-contra la abstención sexual involuntaria,
-contra el fin del verano,
-contra todo pronóstico: lo dejo todo y me largo;
-para los días y las noches sin mí,
...


Ya sabéis de que hablo: La tienda de chucherías más original, 
golosinas para curar cualquier mal.

Sabéis cómo nació?





Happy Pills es un proyecto diseñado por Estudio M Barcelona, al que acudió un cliente con un local y un propósito claro: montar una tienda de chucherías en pleno centro de la ciudad condal. 

Era una apuesta arriesgada ya que contaba con competencia en los alrededores y era un lugar en el que pasaban pocos niños. Para ganar tenían que dar con la idea perfecta.


"Bueno, pues si no se le pueden vender golosinas a niños habrá que vendérselas a quien pase por ahí: barceloneses adultos y turistas. Para ello había que hacer la golosina interesante para adulto. En esa tesitura pensamos en el hecho más o menos comprobado por todos que comer algo dulce conlleva una pequeña subida del estado de ánimo. Visto así, las chucherías son pequeños bocados de felicidad. Y hoy en día los bocados de felicidad son muy necesarios para contratiempos tan serios como los domingos sin fútbol o asuntos más triviales como la insoportable levedad del ser. Necesitábamos un nombre: Happy Pills."

Apareció así una categoría de producto nueva en un mercado en el que parecía que ya no había nada más por inventar, un producto creado en base a otro ya existente.  Las pastillas de la felicidad.

 "Las golosinas no tienen nada que no tenga la competencia, pero la idea que las acompaña y la experiencia de consumo que ofrece al consumidor las convierte en algo totalmente distinto."





El local fue otro punto clave en la creación de la marca y de su identidad. Se trataba de un local muy céntrico, en la calle Els arcs, con unas medidas complicadas: 1.50m de ancho y 13m de largo. Se necesitaba una estrategia para acabar de darle este último empujón a la imagen de la marca.

 "Desde el punto de vista formal enfatizamos lo estrecho y largo que era, intentando minimizar sus defectos a la hora de usarlo y organizamos todo el producto y su manipulación en uno de sus lados, construyendo un expositor compacto y flotante para agilizar el espacio que nos quedaba.  Desde el punto de vista estético utilizamos el lenguaje farmacéutico y esterilizado que tienen materiales como el inox y el blanco."




Una vez más, todo un acierto.


Una buena idea que además da mucho juego, 
un nombre acertado, 
el envase y formato correcto, 
un diseño impecable y una buena imagen que llamara la atención 
fueron las claves para crear esta franquicia, ya conocida en todo el mundo.


diseño 10
marketing 10
arquitectura 10





Cada recipiente de Happy Pills contiene el equivalente a:

-Las risas de una tarde en el circo y una noche en la ópera. 
-Las lágrimas de risa de un chiste de Eugenio. 
-Los colores de cuando amanece, que no es poco. 
-Los colores de un cómic de Tintín. 
-Un vals de Strauss (hijo). 
-Una subida al Machu Picchu. 
-Una bajada de los tipos de interés. 
-Un viaje a la luna. 
-Un viaje al centro de la tierra. 
-Un walk on the wild side. 
-¡Un aplauso! 
-Dos globos. 
-Tres globos.




 
➔información vía web:
Copywriter: Jorge Virgós
Co-Dirección de arte: Mireia Roda

Entradas populares