Una exposición, un café y amigos.


El otro día en ARCO hice un nuevo descubrimiento que me cautivó y del cual todavía no os he hablado.

Se trata de la artista Cornelia Parker.

La galería Carles Taché de Barcelona era la que exponía una de sus obras: Poison and antidote drawing. Era una lámina  pintada con veneno de serpiente de cascabel, antídoto y tinta china. Una mezcla explosiva que daba lugar a figuras peculiares en blanco y negro.  

La obra reflexiona sobre la dualidad del todo. Lo negativo (el veneno) y lo positivo ( el antídoto), lo blanco y lo negro, lo par y lo impar. Por eso es una mancha doblada, para hacernos reflexionar entre los dos mundos en lo que nos movemos.





Informándome un poco más y gracias a mi pepito grillo, me enteré de que hasta el 3 de marzo la Galería Carles Taché (c/Concell de Cent 290) expone algunas obras de esta artista inglesa. Tarde poco en engañar a unos amigos para que me acompañaran.

En la exposición tampoco había gran cosa, pero acompañada de un café y buena compañía es un plan perfecto para un sábado por la tarde. #muyrecomendable









A Borja, Toni, Mikel y Andrea
Más sábados como este.

Entradas populares

Los restos del Titanic